PATOLOGÍA DE LAS CAJAS DE AHORRO EN VENEZUELA

Tradicionalmente asociamos el término “patología” con la ciencia de la salud, específicamente con la rama de la medicina especializada en las enfermedades del ser humano y sus respectivos síntomas asociados a una determinada dolencia. En paralelo, podemos señalar que tanto la medicina como la economía son una Ciencia, esta última es una ciencia social que estudia la forma de administrar los recursos disponibles con criterio de escasez, para satisfacer las necesidades del hombre en sociedad; lo que implica estudiar el comportamiento y las acciones de los seres humanos.

De acuerdo con los economistas franceses de la Escuela filosófica a partir del siglo XVIII, la economía y la medicina siempre han estado unidas a lo largo de la historia del pensamiento económico; es por ello, la pregunta razonable sobre las posibles patologías que padece en forma cíclica la economía. En consecuencia, podemos teorizar que las patologías más dolorosas y complejas a resolver en la economía de una sociedad son los anómalos de hiperinflación y endeudamiento en un determinado periodo económico. Una de las causales más severas que aceleró la presión arterial de la salud de la economía venezolana (inflación), hasta llevarla a una velocidad de hiperinflación, fue la decisión del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cuando firmó (09/03/2015) una orden ejecutiva en representación de las corporaciones que representan la hegemonía imperial de Occidente, donde se declara una “emergencia nacional” por la amenaza “inusual y extraordinaria” a la seguridad nacional y a la política exterior causada por la situación en Venezuela.

Adicionalmente, la Orden ejecutiva del imperio norteamericano no tardó en hacerse acompañar de sanciones y bloqueo económico, con el propósito de profundizar la hiperinflación para forzar la desestabilización económica del país y así lograr un golpe de Estado. Es importante señalar que la verdadera intención de dichas sanciones −aun cuando aparentemente estaban dirigidas a los funcionarios del Estado−, era (y es) producir hambre, miseria y pobreza al pueblo venezolano. Por estas razones el Ejecutivo Nacional no se hizo esperar y de inmediato implementó una serie de medidas a fin de minimizar el impacto de la guerra económica, el cual tuvo como primera víctima “el salario real”.

En cuanto a nuestro sistema de Cajas de Ahorro, Fondo de Ahorro y Asociaciones de Ahorro Similares, la salud de la disponibilidad de los haberes de los asociados también fue impactada por uno de los misiles del bloqueo económico como consecuencia de los llamados daños colaterales, distorsionando seriamente el poder adquisitivo de los haberes como parte del tejido económico del trabajador. La respuesta del Gobierno no se hizo esperar, entre las múltiples medidas implementadas, nos referimos en esta ocasión a la Reconversión Monetaria para avanzar hacia la estabilidad económica del país, donde se suprimieron cinco (5) ceros al valor de la moneda, materializando una política monetaria que tiene como objetivo colocar correctivos a elementos que desfiguran la economía, como son la inflación, la liquidez monetaria, disminución del poder adquisitivo, entre otros. En resumen, la reconversión monetaria se basa en la transformación paulatina del signo monetario a una nueva escala; es la simple disminución de ceros a la moneda actual sin que pierda su valor adquisitivo.

Es importante señalar que las medicinas recetadas por el Gobierno a fin de reducir la intensidad de la dolencia o efectos de la guerra económica, fueron ingeridas y asimiladas por el pueblo en un 100%; no así, por los dueños de medios de producción y distribución quienes, a los días de haberse implementado la Reconversión Económica, reiniciaron la trágica y mortal carrera de la hiperinflación inducida, sin importar dejar atrás en su partidas a los vehículos de los salarios y de los haberes en las cajas de ahorro de los trabajadores. En este sentido, podemos ejemplarizar que una Caja de Ahorro que antes de la Reconversión Económica contaba con haberes por el orden de los dos mil quinientos millones fuertes (Bs.F.2.500.000.000,oo), posterior a la referida medida económica su monto reconvertido es de veinticinco mil soberanos (Bs.S.25.000,oo).

Con el propósito de compensar la pérdida del valor adquisitivo de estas últimas cifras, la Superintendencia de Cajas de Ahorro, con acompañamiento del Ejecutivo Nacional, en el marco del programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica, implementó, a través de la Gaceta Oficial N.°41.530 de fecha 22/11/2018, para las cajas de ahorro del sector público, inversión en Título de Ahorro en Oro Soberano, cuyo capital se encuentra asociado al precio internacional del oro, calculado al tipo de cambio de referencia corriente de mercado, en aras de preservar el valor adquisitivo de las familias venezolanas asociadas.

Posteriormente, la misma Superintendencia en la Circular N.° 0004 SCA-RA-0004-2019 de fecha 09/09/2019, “exhortó a los miembros de los Consejos de Administración de las Cajas de Ahorros de carácter público y privado, a que realicen operaciones de adquisición o inversión en papeles comerciales, definidos según lo previsto en el artículo 49 del Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Mercado de Valores, publicado en la Gaceta Oficial de la República N.° 6.211, Extraordinario del 30 de diciembre de 2015, bajo el criterio de la diversificación del riesgo, seguridad, rentabilidad y liquidez, de conformidad con lo previsto en el artículo 44, numeral 13 de la Ley de Cajas de Ahorro, Fondos de Ahorro y Asociaciones de Ahorros Similares”. Esta medida busca crear las condiciones para disminuir la vulnerabilidad de las cajas de ahorro ante elementos que desestabilicen su economía, defendiendo la moneda nacional del ataque financiero perpetrado por sectores privados e imperialistas.

Por último, la Superintendencia de Cajas de Ahorro, en coordinación con las políticas del Ejecutivo Nacional y en aras de contribuir al desarrollo económico, social y familiar de los ahorros de los asociados, continuará estimulando a través de inversiones, tales como: Criptoactivos (inversión en Petro), Agricultura (inversión en Cultivos y Distribución entre Asociados) y Transporte (Cooperativas de Servicios de Transporte), en el marco de un plan estatal de Promoción, Fomento y Prosperidad Económica, lo que implica desarrollar pautas, acuerdos y evaluaciones para garantizar el éxito de las iniciativas y que los productos o servicios sean de calidad, asequibles y pertinentes.

Roberto González

Dir. Oficina de Planificación Estratégica de Sudeca

Capitalismo. Capítulo I: La obsolescencia programada

MPPEF (16.10.2019).

La obsolescencia programada es la planificación del fin de la vida útil de un producto o servicio, de modo tal que tras un periodo de tiempo calculado por el fabricante o por la empresa durante la fase de diseño, este quede obsoleto inútil o inservible.

Esta es una estrategia de los fabricantes para que quienes adquieran los productos tengan que volver a recurrir al mercado y, por lo tanto, al comprar de manera más frecuente, aumenten sus ingresos.

La obsolescencia programada podemos encontrarla en prácticamente cualquier mercancía. Desde los dispositivos tecnológicos como impresoras, teléfonos móviles y portátiles donde al alcanzar un determinado tiempo el software queda totalmente descontinuado o no se pueden instalar aplicaciones nuevas, una nevera, lavadora, televisores, radios, refrigeradores y la mayoría de los productos cuya fecha de caducidad esta predeterminada por un ingeniero a cargo de una gran empresa.

La ONU ha planteado el problema: “unos 50 millones de toneladas de residuos electrónicos al año lo que suelen acabar en grandes vertederos ubicados en países en vías de desarrollo en Asia y África porque las compañías transnacionales no están autorizadas a depositarlos en terrenos de naciones desarrolladas, por el gran daño que provocan al medio ambiente y a los humanos.” Sostiene un texto sobre el tema.

Al igual pasa en con las empresas farmacéuticas, quienes prefieren investigar tratamientos médicos, que no curan en definitiva las enfermedades, y si la encuentran, la ocultan para no renunciar a los beneficios que obtienen de los tratamientos médicos.

T/MPPEF

Caracas, 22 de octubre de 2019

Sudeca: impulsamos los vínculos estratégicos en beneficio de las asociaciones de ahorro

En un productivo evento, que tuvo lugar en la sede del Instituto Nacional de Tierras, la Superintendencia de Cajas de Ahorro (Sudeca) dio la bienvenida a más de 70 representantes de diversas asociaciones de ahorro de los sectores público y privado, que asistieron el pasado 19 de septiembre al “Encuentro de alianzas estratégicas comerciales 2019”.

La actividad, caracterizada por su diversidad en cuanto a opciones en materia comercial y de inversión, se orientó en seguir dando impulso y desarrollo económico a las cajas de ahorro y sus asociados; a dicho acto asistieron las autoridades Mariángela Santana, superintendente adjunta de Sudeca y Carlos Herrera, superintendente Nacional de Valores.

Así pues la agenda pautada transcurrió exitosamente bajo tres líneas estratégicas: 1) la sintonía entre las cajas de ahorro y el órgano rector, 2) la inversión en títulos valores y, por último; 3) propuestas comerciales por parte de diferentes empresas estatales y privadas.

Como ente rector, Sudeca, a través de sus funcionarios, dio a conocer las recientes regulaciones emanadas del organismo como lo son: el manual contable, la nueva modalidad de videoconferencias (regulaciones creadas con la intención de responder, oportunamente, a los directivos y asociados que hacen vida en las distintas regiones del país) y la última circular administrativa vinculada a la inversión en papeles comerciales por parte de las cajas de ahorro.

Por su parte, el superintendente Nacional de Valores, Carlos Herrera, presentó una ponencia en torno al mercado de valores venezolano, destacando que “actualmente en Venezuela resulta viable la inversión en títulos valores, ya que se opera bajo la seguridad de que las transacciones se realizan mediante casas de bolsa autorizadas por la Sunaval”.

En este sentido, se abrió el espacio para que los participantes tuvieran un acercamiento, directo y necesario, con casas de bolsa como Rendivalores, Banc Trust e Interbonos, cuyos representantes, en líneas generales, apuntaron sus discursos hacia la promoción de un mercado bursátil donde actualmente hay cabida y oportunidad para todos los interesados, ofreciendo sus servicios en cuanto a operaciones referentes a la inversión en títulos valores.

Finalmente se dio cierre al último bloque de ponencias, con distintas empresas como DG Godan, Venetur, Prosolemca C.A e Inversiones Teling, instancias que ofrecieron sus productos al público para luego establecer importantes acuerdos en una exposición comercial, donde también participaron distintas casas de bolsa autorizadas por la Sunaval.

Esta actividad ha constituido una vía para promover, positiva y eficazmente, el desarrollo de las asociaciones de ahorro, y tras su éxito, los involucrados coincidieron en que este encuentro supone un porvenir fructífero y esperanzador.

Medidas Coercitivas de Estados Unidos violan principios de la ONU

MPPEF (04.09.2019). El gobierno de Donald Trump ha generado una serie de medidas ilegales coercitivas con el fin de regular, limitar y prohibir en distintos territorios, propagando así un bloqueo en naciones en las que este no tiene ninguna autoridad.

Las medidas se fundamentan en el juicio que sostiene Estados Unidos sobre las situaciones internas de un Estado soberano como Venezuela.

Estas pretenden condicionar, limitar y ajustar actuaciones de terceros Estados y entidades que no se encuentran bajo la jurisdicción de Estados Unidos.

Es importante resaltar que en Venezuela la norma suprema es la Constitución, por lo tanto, es inaplicable e ilegal cualquier regulación que no se emita conforme a la legislación venezolana.

Además, a través de estas acciones, se violan los principios que rigen la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional, entre las que resaltan la igualdad soberana de los Estados, la no intervención de asuntos internos de otros estados, el arreglo pacífico de controversias y por sobre todas las cosas, el respeto a los Derechos Humanos.

El gobierno de la nación norteamericana, ha aplicado medidas que han afectado directamente el ejercicio de los Derechos Humanos de la población venezolana, impidiendo la adquisición de alimentos, medicamentos e insumos esenciales para la vida digna del pueblo.

Esto convierte todas sus sanciones en nulidad, puesto que en Venezuela la norma suprema es la Constitución, haciendo de estas inaplicables e ilegales ante cualquier regulación que no se emita bajo las leyes venezolanas.

T / MPPEF

AHORRO HOY. BOLETÍN INFORMATIVO DE SUDECA (EDITORIAL)

LEER PDF: AHORRO HOY.  N.° 14 BOLETÍN INFORMATIVO DE SUDECA 

LA ORDEN EJECUTIVA DE TRUMP

Desde enero de este año no hemos editado un boletín que no tenga con principal editorial alguna decisión que haya tomado el gobierno actual de los EE.UU. que no tenga que ver con nuestro país.

Este boletín, el correspondiente al mes de julio, se publica días después que el presidente de EE.UU. ha firmado una nueva Orden Ejecutiva contra nuestro pueblo.

Hoy se discute en el terreno de las relaciones internacionales sobre la vigencia y aplicación del Derecho Público Internacional.

El DPI ha atravesado por distintas etapas, desde la Paz de Westfalia de 1648 hasta la creación de la Organización de las Naciones Unidas en 1945, donde los Estados establecieron las “reglas de juego” en las relaciones internacionales y llegando a la actualidad donde al lado del Estado-nación se encuentra otros actores internacionales.

En el texto (2017) Así se domina el mundo. Desvelando las claves del poder mundial, del Coronel del Ejército español Pedro Baños, se sostiene que el mundo de hoy es como un patio de colegio donde se encuentran los estudiantes que dominan y los que son dominados.

Al recordar los años de estudios en nuestras escuelas y liceos, viene a la mente los estudiantes que eran líderes natos e impuestos, los que se aliaban por razones de conveniencias, los que pasaban inadvertidos, los que destacaban por tus talentos académicos, culturales o deportivos y lo que gozaba de un respeto por todos sus compañeros.

En la esfera internacional también es posible encontrar una tipología de países que disfrutan o carecen de este tipo de cualidades y de distintos grados de influencia.

En la arena internacional conocer las singularidades de los sujetos de estos entornos es imprescindible a la hora de comprender ciertas actuaciones y escenarios. Entender lo que pasa en el mundo de hoy pasa por entender la historia, la cultura de sus pueblos y su posición geográfica, y también eso que los economistas, de distintos signos ideológicos, llamarían las “ventajas comparativas” y “ventajas competitivas”.

Es indudable que en las actuales circunstancias internacionales está imperando la política de la fuerza, sobre todo con la actual administración de los Estados Unidos. No hay país del mundo, incluso de los llamados “aliados”, como los que conforman la Unión Europea, que no hayan sido objeto de amenaza por su política supremacista.

El presidente Donald Trump se está comportando como lo que en nuestro país se llamaría un “guapetón de barrio” y este tipo de “personaje” no cree en leyes, ni en respeto a la opinión del otro. El derecho público internacional sólo se respeta se favorece su interés.

Veamos al respecto sólo dos ejemplos:

Uno, el caso de Irán. El “guapetón de barrio”,  declaró el viernes 19 de julio de 2019 que Washington está listo para obligar a Teherán a pagar “el precio que nadie jamás ha pagado“ si la nación persa hace algo “tonto” y remató con esta perla: “Tenemos la mejor gente en el mundo, tenemos el mejor equipo en el mundo, tenemos los mejores buques —los barcos más mortales—, no queremos tener que usarlos […] Esperamos por su bien que [las autoridades iraníes] no hagan nada tonto. Si lo hacen, pagarán el precio que nadie jamás ha pagado”. He dicho: o te subordinas o se subordinas, nada de ONU y respeto a las normas internacionales.

Dos, el caso Venezuela. El almirante de la Armada de ese país, Craig Faller, Comandante del Comando Sur, admite el 20/07/2019, sin rubor alguno, haber violado el espacio aéreo de nuestro país y para más señas remató asegurando que el ejército estadounidense “continuará volando y operando donde sea que se apliquen las normas internacionales y eso incluye alrededor de Venezuela, Suramérica y el mundo”, con la realización de lo que ellos denominan “vuelos de vigilancia”. Ni más ni menos. El estudiante que dice sí, tengo la razón, te golpeo y qué.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, reaccionando ante tal despropósito, escribo en twitter el 28/06/2019: “Tal como hemos denunciado, la Administración (Donald) Trump (presidente de EE.UU.) confiesa y acepta con descaro que efectivamente viola el espacio de control aéreo de Venezuela. Gravísima y criminal confesión. No hay dudas de sus perversas intenciones. Elevaremos la denuncia a la ONU”.

Por otra parte, el ministro para la Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, denunció que el Gobierno de EE.UU. continúa con sus maniobras de provocación e incumplimiento de las leyes internacionales, al violar descaradamente el espacio aéreo venezolano y dijo, con el realismo por delante, lo siguiente: “Es el mundo de lo anacrónico, de lo inverosímil, el mundo de la fuerza y no de la razón, de la falsa moral, el mundo de la justicia para los débiles y no para los fuertes. EE.UU. continúa en su maniobra de provocaciones y violaciones a las leyes internacionales”. Faltaría agregar que son las teorías de Thomas Hobbes en pleno desarrollo en el siglo XXI.

Ya antes, el vicepresidente sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez, había revelado que durante este año de 2019 se han producido 78 violaciones al espacio aéreo venezolano por parte de aviones espías estadounidenses.

Lo último, “la gota que rebasó el vaso”, lo constituye la orden ejecutiva, firmada por el “guapetón de barrio”, el 05//08/2019, que establece lo siguiente: “Todos los bienes e intereses que se encuentran en Estados Unidos (…) o que se encuentren o se puedan encontrar en el futuro en posesión o control de cualquier persona de Estados Unidos están bloqueados y no pueden ser transferidos, pagados, exportados, retirados o tratados de otra manera”.

Un día después, en Lima, Perú, el asesor de Seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, declaró y mencionó los propósitos de esta orden ejecutiva: “Estamos dando este paso para negarle a Maduro el acceso al sistema financiero global y para aislarlo aún más internacionalmente” y remató con esta perla: “Desde el congelamiento de activos contra el gobierno de [Manuel] Noriega en Panamá, en 1988; el embargo comercial a Nicaragua en 1985, o el congelamiento integral de activos y el embargo comercial a Cuba en 1962, hemos tomado esta medida”.

Señaló que en cada uno de estos casos, EE.UU. utilizó “una herramienta económica robusta contra las dictaduras que estaban destruyendo sus países con corrupción, violencia y represión”.

“Funcionó en Panamá, en Nicaragua, y lo hará en Venezuela y Cuba”, manifestó.

Esa visión es parte de una política hegemónica que no respecta norma, reglamento o ley alguna en el campo internacional. Ahora los gobiernos no los eligen sus pueblos. Es el todo poderoso que decide cómo y cuándo cambiar o colocar gobiernos. Sólo necesita que no le agrade, lo acusa de dictadura y violador de los derechos humanos y ello es suficiente para dejar a un lado el derecho público internacional.

Con toda razón el jurista italiano, Danilo Zolo (2007), en el texto La justicia de los vencedores. De Nuremberg a Bagdad, dirá que la justicia internacional responde a los intereses de los victoriosos de los conflictos armados o de las fuerzas ocupantes, generalmente las grandes potencias.

Zolo afirma que EE.UU. posee un poder imperial en un sentido complejo, tanto estratégico como normativo. Un poder imperial por fuera y encima del derecho internacional, público y privado. Es así como la potencia imperial se ha cristalizado en un “policía internacional” que justifica su acción con argumentos teológicos y éticos.

Pero ante tamaña arrogancia, ante esa política de imposición, de gansterismo, existe un pueblo levantisco que dice: No más Trump, No more Trump. Este es un pueblo, como diría Mario Picón Salas en 1946, en el discurso inaugural de la Facultad de Filosofía y Letra de la UCV: “ágil, despierto”, es un “eterno Anteo a quien no derribó definitivamente ninguna derrota”

Finalmente y como siempre, lo invitamos a leer este boletín.