Noticias SUDECA

VENEZUELA SE RESPETA

Al momento de redactar esta editorial, dos noticias han marcado el acontecer nacional e internacional. Ambas vinculadas con el tema de la soberanía y dignidad de nuestro pueblo.

La primera está relacionada con todos los movimientos que se vienen realizando desde Colombia, todos bien dirigidos a producir una agresión contra la patria donde nació el gran Libertador de América: Simón Bolívar.

No es un secreto que desde territorio colombiano se amparan acciones terroristas contra Venezuela. El magnicidio frustrado contra el presidente Maduro en agosto del año 2018, fue organizado desde ese país y el autor intelectual se encuentra refugiado y protegido por el gobierno de Iván Duque. También allí se aposenta el que se autojuramentó como presidente en abril del año 2002, después del golpe de Estado producido contra el Comandante Supremo Hugo Chávez Frías.

Desde territorio neogranadino se intentó, en febrero de este año, introducir la llamada “ayuda humanitaria”, con la aviesa complicidad y el apoyo del presidente de ese país.

Desde Colombia intentan infiltrase en las Fuerzas Armadas de Venezuela, para que nuestros funcionarios militares colaboren con elementos del espionaje colombiano y así trata de hacerse con los códigos de nuestra batería antiaérea.

Lo último es utilizar a los medios tradicionales de comunicación y las redes sociales para tratar de vincular al presidente Nicolás Maduro con los grupos irregulares de ese país. Concretamente con la FARC y el ELN. Recordemos que Colombia es experta en generar los “falsos positivos”.

Una experiencia importante que debe mencionarse es el del señor William Randolph Heast, quien con publicaciones llenas de historias fabuladas, con nombres, fechas y lugares, produjo un sentimiento de rechazo hacia España y ello desembocó en la guerra hispano-estadounidense de 1898 por el famoso caso Maine.

Ante los ataques de la oligarquía Colombia y las “fake news” que se generan en ese país contra Venezuela, nuestro gobierno y las fuerzas armadas han manifestado, ante la comunidad internacional, su vocación de paz y su firme propósito de evitar un conflicto que tendría consecuencias impredecibles para los pueblos de ambas naciones.

Para “desmontar las pretensiones de guerra”, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro anunció, a Venezuela y al mundo, la puesta en marcha de los ejercicios militares Soberanía y Paz, que desde el martes 9 y hasta el 28 de septiembre se efectuarán en la frontera con Colombia.

“Llegó el momento de defender la soberanía y la paz nacional, desplegando toda nuestra capacidad de defensa para desmontar las pretensiones de guerra que se nos quieren imponer. Que nuestra victoria sea la Paz”, escribió el mandatario en Twitter.

Además, destacó que las maniobras militares servirán para que “juntos, en unión cívico–militar, despleguemos todos los sistemas defensivos que garanticen la paz y la tranquilidad del pueblo venezolano”.

Ese despliegue militar, que se realizará en toda la frontera occidental del país, (estados Zulia, Táchira, Apure y Amazonas), se conmemora el 14 aniversario de la creación del Comando Estratégico Operacional (CEOFANB) y, además, permitirá según nuestro presidente, “poner a tono todo el sistema de armas” y garantizar que Venezuela “preserve su seguridad, su paz y su tranquilidad”. (ANSA).

En síntesis, es un tema de defensa de nuestra soberanía.

La segunda noticia, es la salida, el martes 10 de este mes de septiembre, del halcón John Bolton, asesor de Seguridad Nacional, de la administración de Donald Trump. Más allá de si lo despidieron o fue una renuncia, lo real y concreto es, como dice el sentido común de las venezolanas y los venezolanos: todo “aquel que se mete con Venezuela” se seca.

Este señor, trabajó en tres gobiernos republicanos diferentes: los de Ronald Reagan, George H. W. Bush y George W. Bush y siempre defendió el uso de la fuerza militar contra Irán y Corea del Norte. Fue, además, uno de los más fervorosos impulsores de la invasión de Irak en 2003 y era un obsesivo personaje de la política exterior de Estados Unidos que no dormía una noche si no lanzaba una dardazo contra la revolución bolivariana.

Queda encargado como interino, el asesor adjunto de Seguridad Nacional de EE.UU., Charlie Kupperman, quien ha trabajado en las compañías Lockeheed Martín y Boering y se desempeñó en la administración de Ronald Reagan entre los años 1981-1989.

En todo caso: nada nuevo bajo el sol. En Estados Unidos mandan los “poderes fácticos”.

Desde Venezuela, cualquiera sea el asesor de Seguridad de EE.UU., decimos: la dignidad primero.

Finalmente. En este boletín, como siempre, se informa sobre las actividades de Sudeca, de sus trabajadoras y trabajadores y sobre su razón de ser: las cajas de ahorro.